29 de mayo de 2010

A contracorriente

Puede ser que te sorprendan mis palabras después de tanto tiempo, incluso es posible que descubras cuan egoista soy. Ahora ya da igual, no tengo nada que perder. Ahora ya no haya nada más, no hay salvación para mí.

Ahora solo me queda correr, ante tal verdad debo correr y alejarme más de tí. Es pagar las consecuencias de cada uno de mis actos. El camino de la vida que elegí.

Que bonito hubiese sido lo nuestro si hubiese sabido sumar y descubrir que uno y uno no siempre son dos, si yo no hubiese estado empeñado en mí, en cagarla, en comerme un mundo que solo acepta ínfimas huellas, si yo no hubiese pensado que...

Que bonito hubiese sido no tener lista de prioridades, ante ti haberla roto, haberme dado cuenta que no había nada más importante que tú, ni siquiera yo, y haber ido a morderte, a soborearte a cachitos pequeños, con calma, con placer y armar pequeñas revoluciones en tu piel.Ahora que no hay misterio la vida está del revés. Todo duele ¡Ay dios! Pobre corazón al fin te escuché, cuando ya no hay vuelta atrás, cuando te queda poco por decir te escuché. Y lloro, quizás ya me estés empezando a olvidar y yo estoy aquí escupiendo sangre a borbotones por el corazón. Solo puedo correr, ante eso solo puedo echar a correr a contracorriente y escapar del fantasma de aquel puto error. Intento que las balas que agujeran mi cuerpo no griten a la muerte, aquel perro sabueso que olisquea las vidas cansadas

[Escondido entre inseguridades idearé un plan para volver. No te pediré otra vez que esperes, pero sé que siempre sentirás que eternamente te esperaré donde no pasa el tiempo, donde aún nos que tantas cosas por hacer]

Texto: Daniel Calderón Martín

Música: Lux Aeterna.- Clint Mansell (BSO Requiem por un sueño)

6 comentarios:

ChicaGuau dijo...

Ah, adoro el BSO de Requiem ♥

el arte de sentir dijo...

[ChicaGuau] Es orgásmica jejeje

Jo Grass dijo...

Yo estoy convencida de que no siempre dos más dos son cuatro, por lo menos cuando no estamos hablando de cosas contables sino de estados emocionales.
En fin, a veces uno despierta tarde, a veces perdemos a alguien por nuestra torpeza, nuestro egoismo, nuestra extravagancia o lo que sea, pero hay que mirar hacia adelante, siempre, y aprender de los errores que algo queda.

besos

Ruth dijo...

Nunca hay que tirar la toalla y creo que siempre hay tiempo para enmendar errores, me gusta esa fase final que impregna de esperanza todo el texto.

Besitos.

el arte de sentir dijo...

[Jo Grass] Lo jodido es correr para adelante mirando para atrás ¿no crees?

el arte de sentir dijo...

[Ruth] Creo que los errores que nos enseñan más son en esas bifurcaciones de dos caminos que eliges el camino equivocado, y eso no se remedia nunca, aunque se aprende para ocasiones futuras claro