15 de mayo de 2010

La niña y la isla bajo el mar



Título: La niña de la lista de Schindler
Autora: Stella Müller-Madej
Editorial: Martínez Roca
Nº de páginas: 311
Fecha inicio lectura/ Fecha final de lectura: 5-04-10/ 11-04-10
Nota: 8.5

-Sinopsis-

Estamos en 1939. Stella es una niña polaca de nueve años. Ese año, Alemania invade su país. El objetivo del píis es eliminar a todos los judíos de Europa. Stella es judía, por lo que ese invasor que no hace diferencia de aspectos físico, de educación o de clase, la obligará a ella también a ir a parar a un campo de concentración.

-Crítica-

La niña… no es una historia concreta sobre un determinado suceso en aquella barbarie conocida por todos. Es la autobiografía del largo, lento y agónico camino cronológico de principio a fin que tuvieron que recorrer, obligados, cientos de miles de humanos, pero es más concretamente, la vida de Stella y todo lo que sucedía a su alrededor.
Cada página se hace imprescindible en esta absorbente historia. De cada letra se desprende además de tinta, la sangre y el miedo, la crueldad…que te produce constantes descargas que recorren de arriba abajo la espina dorsal.
Creo que la autora acierta al no volver más violenta, sanguinaria o escalofriante la historia para hacerla más llamativa pues dicha historia ya lleva impresa esa carga de adjetivos sin tener que usar añadidos para adornarla, y hace que vivas la realidad, tal como fue, en sus propias carnes con lo que ello conlleva...La inocencia que día a día se va desquebrajando, el coraje, la lucha y el sacrificio de sus padres…la crueldad de los nazis, la unión, por una parte, de los humanos, y por otra la destrucción de los mismos.
La niña es un libro agonizante que no te dejará indiferente. Se lee rápido por esa dosis de agonía que constantemente te cede para que tengas ansias por continuar leyendo. Vale la pena leerlo




........................................................




Título: La isla bajo el mar
Autora: Isabel Allende
Editorial: Plaza y Janés
Nº Páginas: 511
Fecha Inicio/ Fecha Final: 19-04-10/ 25-04-10
Nota: 10


-Sinopsis-

España cede la mitad de la isla la Española a Francia. Los colonos franceses llegan a la isla y utilizan las tierras recién compradas para cultivar caña de azúcar, un negocio que siempre tendrá beneficios. Para trabajar en los campos compran esclavos negros procedentes de África. Esa especie es cierto que físicamente es portentosa, pero por lo demás están muy por debajo de lo que son los blancos. Todo es cuestión de escala. Por lo que, que los negros trabajen de sol a sol, sin libertad, con castigos físicos, eso va con su naturaleza.
Valmorain llegará a la isla por los graves problemas de salud de su padre, que terminaran matándolo, por lo que se tendrá que hacer cargo, él acostumbrado a la aristocracia francesa, de esa plantación donde su vida dará un giro completo.
Allí llega Zarité, la protagonista de esta historia. Esta joven esclava luchará por lo que más desea en el mundo, su libertad.

-Crítica-

Increíble historia sobre los enfrentamientos interraciales y la diferencia entre culturas. Pero esta historia es mucho más, es la lucha a bocajarro por la libertad mucho más que depender de un dueño, es hacerlo por lo que eres, por quién eres. Es una leyenda de sueños utópicos, de amoldarte a los acontecimientos que sacuden tu vida por conseguir lo que deseas. En esa carrera de fondo Zarité vivirá cosas espeluznantes, conocerá el amor de diferentes formas y se lo arrebataran por ser lo que es, una simple esclava que depende de un dueño, Valmorain, que hará con ella lo que le plazca en todo momento. Pese a todo, Valmorain es de los mejores dueños que habitan por aquellas lejanas tierras y no está de acuerdo con que los esclavos reciban castigos físicos.
Solo es el principio de una historia de estrellas, de música, de bailes, de sacrificio, de una lucha eterna que aún no ha dado sus frutos, de amor, de poesía, de supervivencia, de escalofríos, de mentiras disfrazadas y de realidades…de libertad

Es una historia contada en un susurro que acaricia todo tu ser. Es leer y leer por adicción, por el placer que sientes al hacerlo. Es entregarte a cada letra de cada página para que te enamoren.
Una historia mágica que hará las mil delicias a cualquier lector que preste un poco de tiempo a leer este libro. Notará en cada segundo la tensión de cada letra ametrallando su alma, donde seguro al terminar de leerlo, habrá ganado un pedacito de la misma donde permanecer por siempre. Hay libros que tienen su publico, y pueden gustar más o menos, y hay algunos, muy pocos, que consiguen que cada uno de sus lectores queden prendidos de ellos. Este es uno de ellos

7 comentarios:

Kassiopea. dijo...

Pues el de la niña me lo apunto. El otro no, que a mí la Isabel Allende como que no. Ya me leí la casa de los espíritus y menudo tostón.

el arte de sentir dijo...

[kassiopea] No compares jejee, en serio, y este encima es de los tuyos que es histórico, creo que te gustará

Jo Grass dijo...

El de la niña no lo he leido pero el e Isabel Allende me parece fascinante.
Buen gusto literario el tuyo. Me apunto el primero.
Besos

el arte de sentir dijo...

[Jo grass] ¡A que sí! el de Allende es muy facinante

Ruth dijo...

Hola Lein!!!

La niña de los zapatitos rosas, ya la leí y como bien dices se lee rápido por la contínua agonía en la que te sumerge, pero que para mí es necesario leer, para saber y para que esta barbarie no caiga en el olvido.

La Isla bajo el mar, la tengo pendiente, pero con tu crítica ya me apetece leerla, pero ya sabes eso después de exámenes.

Besitos guapo.

el arte de sentir dijo...

[Ruth] jejeje, gracias por pasarme esta grandiosa historia. En cuanto a la isla bajo el mar, léela, sea cuando sea pero léela

Lualeida dijo...

Acabo de leer la isla bajo el mar, tengo la fortuna de vivir en este momento en una ciudad donde la mayor parte de la población es negra. Debo confesar que fué muy difícil para mi explicarle a una amiga (negra), de que se trataba el libro que estaba leyendo, más aún si ella en ese momento me estaba haciendo la pedicura... Ella se lo tomó con mas tranquilidad que yo.