27 de junio de 2010

Efectos Colaterales V (Final)

Si quieres leer el anterior capítulo pulsa Aqui



Nota del Autor.- [Perfectamente esta historia pudo acabar ayer, en el Efectos Colaterales IV, pues ya podíamos considerarla como un final digno a mi parecer, pero realmente la historia no acaba así, la historia tiene un capítulo más, este capítulo que espero que disfrutéis.

No quiero dejar de agradecer a todos los que habéis seguido día a día esta historia sombría, cruda, en blanco y negro… Espero que os haya gustado. Por todos vosotros va esto. Efectos colaterales V.]


--------------------------------------------------------

Y en mis brazos…

Intentaba proteger como fuera ese cuerpo frío, inerte, muerto…

Notaba el sobreesfuerzo de mi corazón por latir por los dos. La sangre borboteaba descontrolada y pintaba de realidad esa danza agónica de sombras que proyectaba la farola de luz intensa contra la pared.

Solo quería cerrar los ojos, e ir donde estuviera él, y abrazarlo hasta que el tiempo decidiera convertirse en eterno, y susurrarle al oído. “Lo siento Steve. Lo siento, de verás. Me perdí”.

…………

………

……

.

-Hola Steve, ¿Qué tal todo? Hace mucho tiempo que no te vengo a ver, entenderás las circunstancias de mi ausencia durante todo este tiempo. Los primeros días en la cárcel fueron un poco agobiantes, incluso claustrofóbicos diría yo, pero luego al final conseguí hacerme con el lugar, era el sitio donde me merecía estar, por lo que no podía permitirme ni un mínimo pensamiento de queja. Nunca comenté cual fue mi delito, me dolía demasiado explicarle al mundo lo que le hice al amor de mi vida, aunque mis silencios y evasivas dieron cabida a muchas hipótesis. Durante mi estancia en aquella penitenciaria no cesaron las palizas, las aberraciones, o las violaciones. No los culpo, son delincuentes al igual que yo, y es cuestión de naturaleza.

Tu libro “Allí donde dejé mi amor” se ha convertido en un éxito sin precedentes en cada uno de los países que ha pisado, consiguiendo la admiración de público y crítica. Te has convertido en un genio con tu primera y única novela, y toda esa negrura de haberte arrancado los sueños no podré quitármela nunca del alma. Ese alarido, esa tortura, esa voz…

Tu madre me vino a ver hace un par de meses, la encontré cambiada, mucho más guapa. No tardamos mucho en ponernos a recordar y a llorar.

Después de la muerte de tu padre se volvió a casar y ha tenido una niña, Stella, me enseñó una foto y ¡se parece tanto a ti! Se le ve muy feliz. Al final recibió la recompensa a una vida sufrida, trabada y trabajada.

Sean acaba de matricularse en la universidad de Columbia, va a estudiar Medicina. Se casó el año pasado y está esperando su primer hijo, Steve. Pero supongo que tú todo esto lo sabes mejor que yo.

Como ves no debes preocuparte por nada, todo va bien. ¿Y yo? Yo estoy bien, todo empieza a ir bien…

-Señor, el horario de visitas se ha acabado. Debe dejar al paciente descansar.

-Un segundo por favor.

Y allí estaba, postrado en la cama, con parálisis en el ochenta y nueve por cierto de su cuerpo, y con esos ojos transparentes, mirada con mirada. Él supo mi verdad, nunca le pude engañar.

-Te quiero Steve- y le di el beso que ambos ansiábamos desde hacía tantos años. Y creí desfallecer entre sus brazos por siempre.

Dejé la habitación de espaldas, sin perderlo de vista, volviendo a latir, y a sentir, volviendo a vivir…

-Sinceramente Samuel, es cierto que has cometido el peor error de tu vida y ya estás pagando un alto precio por él. No creo que una persona como tú merezca la pena de muerte.

-Muchas gracias Ethan, por todo, por dejarme venir a despedirme, por tus palabras, por todo este tiempo… pero yo creo que si merezco morir mañana.

Y recordé sonreír como casi nunca había sonreído, como hacía tiempo que no hacía, como aquellas veces, con él. Y me sentí feliz, vivo, brillante, explosivo… Porque lo había vuelto a ver, porque ese beso estaba chispeando entre mis arterias, porque en sus ojos había un nuevo sueño, nunca dejó de hacerlo: Recuperar el veintidós por cierto de movilidad. Porque lo amé con toda mi alma cada segundo de mi vida…Porque el y yo éramos… Porque conseguimos encontrarnos…

…Mirada con mirada…



[Quince años después de la muerte del gran amor de su vida, Steve Mcklein, a la edad de setenta y cuatro años, y después de conseguir un dieciocho por ciento de movilidad comenzó a escribir su segundo libro, para publicarlo seis años después. El libro, títulado "Aquí donde está mi amor", fué el libro más esperado de todos los tiempos y de nuevo batió todos los records superando a su antecesor. Steve McKlein murió a los noventa y cuatro años a causa de un paro cardiaco]


Autor del Texto: Daniel Calderón Martín
Imagenes: Google y Getty images

17 comentarios:

Ruth dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ruth dijo...

wwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwww
ooooooooooooooooooooooooooooooooooo
ooooooooooooooooooooooooooooooooooo
ooooooooooooooooooooooooooooooooooo
ooooooooooooooooooooooooooooooooooo
wwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwww
wwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwww
wwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwww
wwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwww

Con esto tu ya entiendes lo que quiero decir ¿verdad?

Besitos.

Anónimo dijo...

¿Oye de que vas? Joder me has echo llorar, me has manejado en un millón de emociones y me has manejado como una marioneta. Eres muy grande, de lo mejor que he leído por la blogsfera, incluso con un nivel bastante alto a nivel editorial. Vete pensandolo, porque tienes mucho talendo.
Muchas gracias por esto

el arte de sentir dijo...

[Ruth] Jejeje, muchísimas gracias cariño. Me alegro tanto de ese Wooow no te lo imaginas.

el arte de sentir dijo...

[Anónimo] Buah! Muchísimas gracias, me alegro muchísimo que esto te haya llegado tanto como explicas. Me emocionan muchísimo tus palabras. Gracias

Ela dijo...

que forma de sentir!!

el arte de sentir dijo...

[Ela] Muchísimas gracias por pasarte y por tus palabras

A n d r e a. dijo...

no sabes lo mucho que me ha llegado, en serio. TODO. Todo...
y puede que me haya emocionado un poco. Me a gustado mucho. Sigue escribiendo así y el próximo en sacar un libro serás tú. Yo solo te advierto, eeh. Jajaja

un muá muuuuuy fuerte;)

el arte de sentir dijo...

[Andrea] Muchísimas gracias. Tenía esto enganchado en el alma y tenía que contaros esta historia. Me alegro muchísimo que haya llegado a tí. Gracias por tus palabras.
Un besazo para tí

David dijo...

Aunque llego un poco tarde, me he puesto al día. He leído toda la historia y me encanta como escribes. Espero que halla muchas más. :)
Un saludo.

el arte de sentir dijo...

[David] Muchísima gracias. Seguro que habrá muchas más. Sé bienvenido

La niña que escribió un sueño dijo...

¡Qué bonito! :)
Estaré pendiente de tu blog.

Un besito color púrpura y gracias :)

el arte de sentir dijo...

[La niña que escribió un sueño] Mucha sgracias por tu visita. Besitos

Mannelig dijo...

Sombría, cruda... y con una fuerza hipnótica como pocas. La he vuelto a leer desde el principio, ahora que ya está entera, y sigue teniendo el mismo carisma, mis mayores enhorabuenas.

el arte de sentir dijo...

[Mannelig]Muchísimas gracias por releerla. Y me alegra mucho que te haya gustado. Saludos

Black Queen dijo...

Recién hoy pude sentarme y leer tranquila y detenidamente las 5 partes jeje. La verdad...GENIAL. Te felicito es muy bueno. Saludos

el arte de sentir dijo...

[Black Queen] Muchísimas gracias por leerte toda la historia, me hace mucha ilusión. Besos