19 de junio de 2010

El hombre que detuvo la hora


De repente se te ocurre mirar las noticias y te llevas un tremendo varapalo. Grande como pocos, inconformista ante lo que sus ojos veían hizo de su pluma un arma que disparaba letras cargadas de verdades. Se nos fué otro maestro, otro ser capaz de revolucionar todo tu interior a su merced, otro pedacito de corazón que se llevó alguna de las novelas que leistes, otro pedacito de arte....
Se fué con 87 años, en aquella isla (Lanzarote) que lo enamoró, se fué ese ser que detuvo los relojes de su casa a la hora que conoció a su gran amor.
Se nos fué José Saramago. Gracias por todo lo que dejaste.

4 comentarios:

Jo Grass dijo...

Afortunadamente nos queda su legado, a nosotros y a las generaciones que vengan después.
Besos
Tienes un premio en mi cocina!

Ruth dijo...

Gran perdida para nuestra literatura y para la humanidad. Graceias a ti hoy puedo decir que leí una de sus novelas... la del hombre que escribía en bloque.

Besos.

el arte de sentir dijo...

[Jo Grass] Pues si la verdad, por suerte ha exisitido este ser....
Gracias ahroa voy

el arte de sentir dijo...

[Ruth] Si, la verdad es que tenía un estilo muy peculiar...pero esto no hacía mermar la historia que nos cotnaba. Grande, grandioso, y muy bueno ese "Ensayo sobre la ceguera"